lunes, 5 de marzo de 2018

Caracas celebra el aniversario de la muerte de Chavez con un mega-apagón

Nada mejor que celebrar el aniversario del dictador asesino y miserable Hugo Chávez Frías con un mega-apagón en Caracas. Todo es válido para que este día de fiesta sea celebrado pro todo lo alto por todos los ciudadanos, esta vez de la ciudad capital.
Caracas celebra el aniversario de la muerte de Chavez con un mega-apagón
El Rosal. San Bernardino, Chacao, La Candelaria, Las Mercedes, Los Palos Grandes... y un sinfín  de lugares más en nuestra capital, celebrarán por todo lo alto el aniversario de la muerte del principal culpable del desastre que se vive en Venezuela hoy en día. El padre político de todos los corruptos y las criaturas que le chupan hasta la última gota de sangre a Venezuela.

Un 5 de marzo del 2013, el régimen anunció la muerte de Hugo Chavez, apenas algunas horas después de que los mismos políticos habían anunciado que estaba radiante y con buen salud, y de que una enfermera lo viera caminando con sus propios pies en el hospital militar. Semanas después se descubrió toda la verdad cerca de que el malnacido este había muerto durante los últimos días de diciembre del 2012 y que maduro con el resto del combo estaban haciendo todos los preparativos para tomar el poder de cualquier modo, como de hecho lo hicieron.

También se supo poco después, que habían engañado a todo el pueblo de Venezuela, paseando por las calles a un muñeco de cera del difunto Chavez, que fue fabricado por un escultor en Portugal y traído al país en el propio avión presidencial de ese entonces.

Las hijas del difunto se repartieron la herencia, y hoy viven fuera de Venezuela, atesorando millones de dólares en cuentas bancarias, tanto a su nombre como a nombre de terceros. Hasta su madre se compró una buena mansión en Miami, y su hija mona gasta todo lo que puede alimentando perros de raza en el imperio, que luego muestra en sus redes sociales.

Otra de las cosas anecdóticas de la muerte de Chavez, es que hasta el día de hoy, no existe una sola acta de su defunción, ni un sólo papel que confirme el motivo de su muerte. Tampoco se hicieron públicos los nombres de los doctores que lo atendieron en los hospitales por los cuales pasó, ni se ha conocido a una sola de las enfermeras que estuvo cambiándole el pañal en sus últimos días. Se dice que poco a poco han ido "desapareciendo" a toda la gente que estuvo envuelta en su tratamiento médico, para no dejar un solo rastro de lo que ocurrió.



Fuente : Chismeven

COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES Y SÍGUENOS EN CHISMEVEN

No hay comentarios. :

Publicar un comentario