miércoles, 24 de junio de 2020

Ex-presidente de VTV emigró a Chile y casi tuvo que vender su cuerpo

Después de desmentir su migración a Chile en el año 2018, Jordán Rodríguez, expresidente del canal estatal Venezolana de Televisión (VTV), reveló las experiencias que ha tenido que vivir en el extranjero.
Ex-presidente de VTV emigró a Chile y casi tuvo que vender su cuerpo


En una entrevista publicada en Youtube, narró que poco tiempo de haber llegado a esa nación colocó un puesto de perros calientes con sus “ahorros”, pero su socio se drogaba y, al encontrarse indocumentado, se la hacía complicado seguir.

“Me iba bien, pero eso no te ayuda para sacar los papeles. Además, mi socio cayó en las drogas. Un día lo vendió y perdí mi dinero (…) después conseguí un trabajo en una oficina de corretaje de seguros, pero mi jefe era una persona muy pedante”, indicó.

Resaltó que luego de eso, “casi” se convirtió en “prostituto”. Precisó que vio un anuncio en el que requerían escoltas, no obstante, en la entrevista para el empleo le dijeron que realmente buscaban masajistas.

“‘¿Tú sabes dar masajes?’, me preguntó una señora colombiana. Yo le dije que solo masajes deportivos. ‘Tú estás bonito. Te va a ir bien’, me respondió. Esa fue la mejor semana de mi vida porque hice como 400 dólares”, confesó.

Rodríguez señaló que en un día hizo casi 170 dólares: “Eso es algo que no había hecho y que más nunca hice”.

Detalló que el grupo lo integraban dos venezolanos, dos colombianos y un dominicano. “Íbamos al local, nos vestíamos, nos repartían con las clientas y uno iba y hacía el masaje”.

No obstante, el empleo solo le duró pocas horas ya que la dueña del negocio se regresó a Colombia: “La tipa se fue y nos dejó así. En dos días, se fue el trabajo de mi vida”.

Después de eso, el expresidente de VTV trabajó en un taller mecánico, que describió como una de sus peores experiencias en el extranjero.

“Caí en debacle. Ese taller mecánico era un campo de concentración. Era terrible. Todo era un chisme, todo era un peo, estuve como un mes y medio. Estaba todo amargado”, precisó.

Admitió que en ese instante se cuestionó qué hacía en Chile, por qué había decidido emigrar.

“Entré lavando carros. Después me pusieron de atención al cliente. El trabajo no estaba malo, pero era tan tóxico que de verdad les dije: ‘Métanse este trabajo por el cul*’”, reveló.

Permaneció dos semanas desempleado hasta que entró a trabajar en una funeraria como chófer, aunque llegó hasta preparar cadáveres.

“Una noche me tocó preparar un cuerpo, limpiarlo, todo. Como eres migrante, te pagan dos lochas y ¿quién más puede hacer el trabajo? pues un migrante pelando bolas. Entonces me tocó un señor grandísimo que ya tenía 48 horas muerto, y ya estaba rígido”, contó.

Rodríguez dijo que afrontó una profunda depresión que lo llevó a pensar en el suicidio, pero con la ayuda de un amigo psicólogo, pudo superar la crisis.

Incluso llegó a pensar en retornar a Venezuela, pero en bicicleta. Así que preparó un plan de viaje, evaluó su presupuesto, sin embargo, al final abandonó la idea.

“El día que vuelva, tengo que volver mejor de lo que me fui, y más por mis hijos, sino no vale la pena todo lo que he pasado”, dijo.

En la actualidad, afirmó, labora en una agencia editando material audiovisual y tomando fotografías.




Fuente: Chismeven.net
COMPÁRTELO


No hay comentarios. :

Publicar un comentario